Riesgo, Prevención y Previsión

Actualizado: 25 de nov de 2020

El RIESGO es inherente a toda actividad humana, desde que nacemos estamos expuestos a sufrir accidentes o encontrarnos ante una emergencia. Implica un fenómeno de contingencia múltiple que como tal ofrece diferentes perspectivas a distintos observadores. Para un sistema observador cualquiera, el riesgo siempre implica que el futuro se presenta como incierto, pero se asume que lo que en el futuro pueda suceder depende de la decisión que se tome en el presente, "pues hablamos de riesgo únicamente cuando ha de tomarse una decisión, sin la cual podría ocurrir un daño”.

Se puede definir como RIESGO “…a una contingencia, un peligro de naturaleza particular, el que hace correr a una persona la obligación en que se encuentra de soportar las pérdidas y deterioros de una cosa determinada que está expuesta a sufrir a consecuencia de caso fortuito o fuerza mayor…”

Es necesario considerar que "no existe ninguna conducta libre de riesgo" puesto que son inevitables ya sea que tomemos decisiones o dejemos de tomarlas.

La prevención debe entenderse en este contexto como "una preparación contra daños futuros no seguros, buscando ya sea que la probabilidad de que tengan lugar disminuya, o que las dimensiones del daño se reduzcan”. La prevención, entonces, puede ser practicada tanto frente al peligro como ante el riesgo.

Según el diccionario, prevención es:

Preparación y/o disposición que se hace anticipadamente para evitar un riesgo o ejecutar una cosa.

Prevención y previsión

Previsión y prevención son procesos evaluativos de tipo anticipatorio, pero hay una diferencia entre ellos.

Prever se refiere a pronosticar o conjeturar un acontecimiento a partir de alguna señal o indicio con valor predictivo. Lo anticipado puede ser deseado o no deseado, positivo o negativo. Cabe cualquier tipo de expectativa. No nos prevenimos de que nos toque la lotería, nos aumenten el sueldo, o de que haga buen tiempo si vamos a la playa, aunque si podemos preverlo como algo posible. Podemos, incluso si está en nuestras manos, procurarlo, posibilitarlo.

Prevenir, precaver, implica estorbar, impedir un efecto, ya sea mediante la

evitación, o, si no es posible, mediante la preparación de una estrategia defensiva.

Si amenaza lluvia, evitamos salir o llevamos un paraguas, por si acaso.



La prevención se refiere a la evitación del riesgo, es un modo de previsión y por tanto no son excluyentes.

La previsión no implica necesariamente una voluntad de acción u omisión determinada, la prevención sí. No se trata tanto de afrontar una situación superando los riesgos, sino de impedir su ocurrencia.


Conductas del ser humano frente al riesgo

Los seres humanos frente al riesgo toman una variedad de conductas que podemos simplificar en:

IGNORANCIA, INDIFERENCIA, PREVENCIÓN y PREVISIÓN.

· PREVENCIÓN: el sujeto adopta un conjunto de medidas materiales destinadas a evitar la ocurrencia de un siniestro o a conseguir que, si el accidente se produce, las consecuencias del daño sean mínimas. Por ejemplo, colocar instrumentos de detección o extinción de incendio; colocar una reja en una ventana o abertura fácilmente accesible a malhechores.

· PREVISIÓN: el sujeto tiende a protegerse a través de la constitución de un fondo económico de reservas que le permita hacer frente a las consecuencias dañosas que el riesgo le pueda causar (este concepto es uno de los pilares básicos del seguro). Esta previsión se puede realizar de 3 formas distintas: Ahorro, Autoseguro y Seguro.